Loading...

Los ingredientes del Elixir de Amor

Publicación: 06 Oct 2021

Disciplina: Ópera

Siete cocineros de una obra maestra

Hay recetas que se han buscado por siglos. Como la de la eterna juventud o aquella capaz de conseguirnos el amor de cualquier persona. El compositor italiano Gaetano Donizetti (1797-1848) encontró en 1832 la fórmula de la segunda con su Elixir de amor, una de las óperas cómicas más famosas, pero ¿saben cuáles fueron sus ingredientes?

Casi siempre atribuimos las obras artísticas a una única persona, su autor. Sin embargo, en su preparación, directa o indirectamente, participan muchas veces más personas. De cierta forma, todas las obras artísticas son creadas colaborativamente: todos los autores se valen de recursos que han venido tomando de aquí y de allá. También hay obras que efectivamente tienen más de un autor. En el caso particular de las óperas eso es muy común, ya que mínimo se requieren dos: el compositor de la música y el libretista. 

Por otra parte, también es cierto que el éxito de una obra artística depende, más allá de sus elaboradores, sobre todo de los ingredientes que la componen, de su perfecta relación y convergencia. Sin embargo, como sucede con la comida, cuando degustamos el platillo final, no somos capaces de distinguir todos los ingredientes. 

En el caso del Elixir de amor sucede algo así. Desconocemos que en su preparación no hubo un sólo cocinero (alquimista o mago) y cuando lo disfrutamos no somos capaces de distinguir los ingredientes de los que está compuesto este maravilloso elixir. Intentemos descubrirlos.

Sin duda, los ingredientes principales que han hecho de esta ópera un éxito son musicales. Pero no hablaremos de ellos sino de los otros ingredientes, los que tienen que ver con la historia. A los que les interese los primeros, pueden dar un vistazo a la charla que Gerardo Kleinburg ofrece en SAS on Demand del 6 al 9 de octubre.

El éxito de Elixir de amor, pues, no sólo reside en ser obra de Donizetti. En ella, como en todas las obras maestras del arte, se conjuntaron varios elementos que, uniéndose, produjeron un brebaje delicioso. Entre esos ingredientes, podemos encontrar: dos libretistas destacados, el italiano Felice Romani (1778-1865) y el francés Eugène Scribe (1791-1861); uno de los productores más importantes de Italia en el siglo XIX, Domenico Barbaja (1778-1841); un sitio clave, Milán, la capital de la ópera en el norte de Italia en esos días; por supuesto, un gran compositor, Gaetano Donizetti, y una gran historia escrita por al menos siete manos a través de varios siglos. 

Hay dos cosas que dentro de estos puntos deben ser aclaradas: por qué mencionamos dos libretistas si normalmente las óperas se bastan con uno y por qué decimos que la historia fue escrita a varias manos. 

El asunto es sencillo. Sabemos que el libretista de Elixir de amor fue Romani, quien, destacado en su oficio, escribió libretos para más de 100 compositores y fue autor de los libretos de algunas óperas más célebres de Rossini, el mismo Donizetti y completamente todas las de Bellini. Sin embargo, también sabemos que el libreto de Elixir de amor no fue una idea original. Se trata más bien de una adaptación al italiano de una ópera francesa anterior: Le philtre. Esta última, había sido todo un éxito en Francia el año anterior, con música de Daniel-François-Esprit Auber y libreto de Eugène Scribe, “el libretista de ópera más popular de su tiempo”. Solamente un año separaba a ambas propuestas: el elixir se estrenó en 1832 y el filtro en 1831.

Pero Donizetti, Romani, Scribe y Auber no son los únicos detrás del caldero donde se cocinó este elixir. Todavía podemos reconocer al menos cuatro colaboradores más.

El primero de ellos fue nada más y nada menos que Stendhal (1783-1842). Scribe se basó en un cuento suyo también titulado Le philtre que apareció en 1830 en la Revue de Paris. Según aclaró el mismo escritor debajo del título del cuento, el suyo no era una idea original sino una “imitación” de otro cuento de una escritora italiana llamada Silvia Valaperta. Con la palabra “imitación” Stendhal se refería más a una traducción del italiano al francés, pero nadie ha descubierto quién fue la escritora a la que se refiere. Parece ser solamente una invención suya. Se cree que en realidad se basó en L'adultere innocent, obra 1656 del escritor francés Paul Scarron (1610-1660). La de este último, para colmo, tampoco era una idea original sino, otra vez, una de traducción o “adaptación” del italiano al francés de otra obra, la novela de 1637 Al fin se paga todo de la prácticamente desconocida escritora española María de Zayas (1590-1661).

Todos ellos aportaron cada quien algún ingrediente para este elixir. Pero fue Scribe quien añadió el ingrediente principal. Ese fue la antigua leyenda medieval de la antigua cultura oral celta sobre el elixir mágico que bebieron Tristán e Isolda por el cual quedaron, el uno del otro, perdidamente enamorados. Muchas historias románticas anteriores a Scribe habían tratado de estas pócimas mágicas, pero él le supo dar vuelta al cliché dándole un giro inesperado e inteligente haciendo que en su historia el romance no surgiera por una poción sino por una historia sobre una poción de amor.

Ahora podemos ver la escena más claramente: detrás de la receta, vemos siete presencias e incluso pudimos asomarnos a ver algunos de los ingredientes que conforman este elixir que tantas veces en el mundo sus espectadores beben con deleite.

 Con todo ello no queremos restar mérito a Donizetti. Al fin de cuentas, fue su versión, fue su talento, el que ha convertido a esta ópera en una de las más conocidas y queridas de la historia de la ópera. Pertenecen a su versión una de las arias más hermosas y conocidas alrededor del mundo como es Una furtiva lacrima (enlace). Y no son pocas las obras que respaldan su incansable genio, solamente frenado por la ineludible muerte. Y, al fin de cuentas, este Elixir de amor y no otro, este que sabe a vino de burdeos, sigue demostrando que, como los vinos, entre más añejo, mejor.

 

 

REFERENCIAS:
L’Elisir d’Amore: Guía educativa en español del Metropolitan Opera
Romani, Felice (1788-1865
Encyclopaedia Britannica. Britannica enciclopedia universal ilustrada. Chile: Encyclopaedia Britannica, 2006.
Sthendal. «Le philtre.» Revue de Paris, 1830: p.24.
Parker, Roger. Historia Ilustrada de la Ópera. 1. Barcelona: Paidós, 1998.
Scarron, Mr. L'adultere innocent. París, 1658.
Scribe, Eugène. Théâtre de Eugène Scribe. Vol. IV. París, 1856.
Sthendal. «Le philtre.» Revue de Paris, 1830: 24-40.

Otras publicaciones

Concierto Música en los campos de concentración nazi Ver más

Arte Guillermo del Toro crea un monstruo Ver más

Historia ¿Cuándo murió Van Gogh? Ver más

SAS On Demand

Eventos en línea

Ver más

Cartelera

Próximos eventos presenciales y digitales

Ver más

Historial de eventos

Descubre nuestra trayectoria a través de los espectáculos y producciones hasta hoy

Ver más